Número de parte: 0632 3307

  • Visualización gráfica e interpretación intuitiva de las mediciones

  • Dilución automática de CO en el rango de 8000 ppm... 30000 ppm

  • Vida útil de hasta 6 años de los sensores de O2 y CO

  • Función de autodiagnóstico del instrumento

    Analizador de PdC testo 330-2 LL v2010 con sensores LongLife y cero en tiro y gas integrado, incl. batería y protocolo de calibración

Cotiza con nosotros

Detalles del Producto

Nuevas prestaciones y funciones profesionales que mejoran todavía más el nuevo analizador de PdC's testo 330 LL: · Pantalla en color de alta resolución para visualizar gráficamente los datos de medición · Menús avanzados de medición, como por ej. para verificar estanqueidad, para un análisis en profundidad de su instalación de calefacción. · Función logger para registrar la evolución de la medición.

  • Tratamiento gráfico de los datos de medición
  • La función de diagnóstico del instrumento utiliza la presentación tipo „semáforo’’ para una mejor comprensión de la información aportada
  • Medición de presión hasta 300 mbar
  • Combustibles definidos por el usuario
  • Aprobado TÜV según el 1. BImSchV / EN 50379 Parte 2 para O2, °C, hPa y CO con H2 compensado
  • Memoria de gran capacidad: 500,000 lecturas
  • Interfaz IrDa/ Bluetooth para transmitir los datos a un Pocket-PC / portátil / impresora
  • Interfaz USB para descargar los datos mediante software para PC
  • Driver ZIV (Central Guild Association) para los programas sectoriales más comunes
  • Durante la medición de CO, a partir de 8.000 ppm se efectúa una dilución automática hasta las 30,000 ppm CO
  • Cero en tiro y gas integrado sin extraer la sonda de la chimenea

 

Ficha Técnica

  • Medición fina del tiro, resolución 0.1 Pa, rango m
  • Medición fina de la presión diferencial
  • Sensor de NO, rango de med.0 a 3000 ppm, 1 ppm de
  • Sensor de CO con compensación de H2
  • Sensor de CO bajo
  • Bluetooth

Aplicaciones del Producto

Medición del CO del ambiente en el entorno caldeado

El monóxido de carbono (CO) es un gas incoloro, inodoro y sin sabor, pero también es venenoso. Se produce por la combustión incompleta de sustancias que contienen carbono (gasóleo, gas, combustibles sólidos, etc.). Si el CO penetra en el flujo sanguíneo a través de los pulmones, se combina con la hemoglobina e impide que el oxígeno se transporte en la sangre; lo que provocará la muerte por asfixia. Este es el motivo de comprobar las emisiones de CO regularmente en los puntos de combustión de los sistemas de calefacción y en las áreas circundantes.

Medición de la presión en calderas (presión de la tobera, presión del caudal de gas, etcétera)

Las lecturas estándar tomadas durante los servicios del sistema de calefacción domésticos incluyen la comprobación de la presión en las calderas. Implica la medición de la presión del caudal de gas y la presión en reposo del gas. La presión del caudal, también denominada presión de suministro, hace referencia a la presión del gas que fluye y la presión en reposo del gas estático. Si la presión del caudal para calderas de gas se encuentra ligeramente fuera del intervalo de 18 a 25 mbar, no se deben realizar ajustes y la caldera no se debe poner en funcionamiento. Sin embargo, si se pone en funcionamiento, este no será correcto, y se producirán explosiones cuando se encienda la llama; al final la caldera fallará y el sistema de calefacción se apagará.

Medición de los parámetros de gases de combustión de la caldera (CO, O2, temperatura, etc.)

La medición de los gases de combustión de los sistemas de calefacción sirve para establecer los contaminantes liberados con los gases de combustión (por ejemplo, monóxido de carbono CO o dióxido de carbono CO2) y la energía de calefacción perdida con los gases de combustión caldeados. En algunos países, la medición de los gases de combustión es un requisito legal. Tiene dos objetivos principales:

1. Asegurarse de que la atmósfera se contamina lo menos posible y

2. Asegurarse de que la energía se utiliza lo más eficientemente posible.

Las cantidades estipuladas de contaminantes por volumen de gases de combustión y de pérdidas de energía nunca se deben superar.

La medición de los resultados requeridos por la ley tiene lugar durante la operación estándar (utilizando el aparato en cada caso). Con una sonda Lambda (sonda de único orificio o de varios orificios), se realiza la medición en el centro del caudal de la tubería de conexión (en el centro de la sección cruzada de la tubería, no en el borde) entre la caldera y la chimenea. El analizador de gases de combustión registra los valores medidos que se pueden imprimir o transferir a un PC en una etapa posterior.

La medición la realiza el instalador en la puesta en marcha y, si es necesario, cuatro semanas más tarde por el inspector de gases de combustión o deshollinador, y luego a intervalos regulares por el técnico de servicio autorizado.

Medición de las temperaturas en radiadores

Cuando se miden las temperaturas de los radiadores, se registran en particular las temperaturas de caudal y retorno y el técnico las evalúa. La temperatura del caudal se define como la temperatura del medio de transferencia térmica (por ejemplo, el agua) con el que se suministra el sistema. La temperatura del medio que fluye fuera del sistema se denomina la temperatura de retorno. Para evitar pérdidas dentro del sistema de distribución del calor y conseguir un mejor nivel de eficiencia, es necesario el registro en un punto de las temperaturas de caudal y retorno. La implementación de medidas pertinentes conduce al ajuste hidráulico basado en la información sobre las temperaturas de caudal y de retorno. Esto define un procedimiento con el que se suministra a cada radiador o circuito de calefacción de un radiador plano dentro de un sistema de calefacción, a una temperatura de caudal establecida, la cantidad precisa de calor necesaria para conseguir la temperatura ambiente requerida para habitaciones individuales Las condiciones operativas con fallos darán como resultado un exceso considerable en el consumo de electricidad y energía de calefacción. El reglamento de ahorro de energía alemán (EnEV) requiere el ajuste hidráulico para los sistemas que se instalan o revisan por esta precisa razón.