Cuidados en la temperatura para el almacenamiento de preparados de sangre

El almacenamiento  seguro para productos de gran valor como plasma, concentrados de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, son imprescindibles en la medicina. A partir de la sangre se fabrican, por ejemplo, factores de coagulación para hemofilia, albúmina humana e inmunoglobulinas, utilizados durante operaciones, en caso de deficiencia de anticuerpos y enfermedades autoinmunes, infecciones graves, sepsis, entre otras. El plasma sanguíneo se utiliza en caso de pérdidas de sangre masivas y en operaciones.

La ley prescribe que los componentes y preparados de la sangre se tienen que almacenar en sistemas de refrigeración como depósitos de sangre, bancos de sangre o laboratorios. Para el aseguramiento de la calidad se deben supervisar de manera constante las condiciones de almacenamiento de estos productos. La temperatura admisible para el almacenamiento de concentrados de glóbulos rojos es de +4°C (con una tolerancia de ±2°C) y el tiempo de conservación a esta temperatura es de 42 a 49 días. El plasma fresco congelado se almacena normalmente a -30°C (durante un máximo de 12 meses) o a -42°C (durante un máximo de 24 meses). La tolerancia en ambos casos es de ±3°C. Los concentrados de trombocitos se pueden almacenar un máximo de 5 días sometidos a movimiento constante en incubadoras especiales a +22 °C (tolerancia ±2°C). Por lo tanto, según sea el caso de la aplicación serán los valores de temperatura que se deban supervisar de manera constante, precisa y fiable para garantizar la calidad de los valiosos productos de la sangre.

cuidados en temperatura de sangre

El mantenimiento de las condiciones de temperatura adecuadas es fundamental, ya que solo así se puede garantizar que todos los principios activos se conserven adecuadamente, existen instrumentos de medición que monitorean la temperatura de productos delicados: los data logger o registradores de temperatura le ofrecen la seguridad necesaria, sin embargo si estos no cuentan con la precisión que la Industria requiere, será imposible que detecten las variaciones más pequeñas de temperatura. Cuando se sobrepasan los valores límite, es imprescindible reaccionar con rapidez, por ello las violaciones a los parámetros establecidos tienen que detectarse en todo momento y fácilmente desde afuera para evitar abrir y cerrar la puerta del refrigerador continuamente. Además debe  posibilitar el registro de los datos, una documentación que se debe realizar ininterrumpidamente, sin que exista posibilidad de modificación de valores, ni accidental ni intencionada. Sólo así es posible cumplir con las exigencias de las normativas de supervisión y documentación para asegurar a largo plazo la calidad de los productos de la sangre.

cuidados en temperatura de sangre

Una solución para mantener los preparados en perfectas condiciones es el uso del data logger testo 176-T2 para medir y documentar valores de temperatura de manera ininterrumpida y precisa. Las sondas de cable extremadamente plano permiten supervisar la temperatura del refrigerador en dos puntos simultáneos sin que el data logger se encuentre en el interior del refrigerador. De esta manera se pueden mostrar desde fuera los valores de medición actuales, la temperatura máxima y mínima medidas, los valores límite programados, el número de inconsistencias de estos valores y el número de días de batería restante. La gran pantalla de fácil lectura y el intuitivo manejo con una sola tecla hacen que el data logger testo 176-T2 sea ideal para el monitoreo del almacenamiento de preparados de sangre. En el volcado y la copia de seguridad de los datos no es necesario retirar el equipo, se pueden recopilar los datos mediante una tarjeta SD sin necesidad de interrumpir la medición, garantizando la continuidad, y si lo desea se pueden activar las alarmas directamente en el instrumento. Incluso en el infrecuente caso de que el data logger se quede sin baterías, no existe riesgo de pérdida de datos, grabados además en un formato no manipulable, para la seguridad y autenticidad en los datos recolectados. Como ya mencionamos, el testo 176-T2 es realmente un instrumento ideal para el control de la temperatura en productos tan delicados como los preparados de sangre.